Breaking news
esen
Home » Cultura » Ulises XIV: El jaunting car

Ulises XIV: El jaunting car

¡Hasta las amonestaciones nada de nada, señorita!

La Irlanda de Joyce es muy pintoresca y, en su traducción al castellano, se pierde lamentablemente buena parte de su color local.

A lo largo de la novela se menciona en varias ocasiones un curioso medio de transporte típico de la época: el jaunting car.

Habitualmente se traduce por calesín, que es en efecto un carruaje ligero de paseo tirado por un sola caballería. Sin embargo, el jaunting car tenía una particularidad: estaba concebido para parejas mal avenidas y también para las bien avenidas pero que aún no habían recibido las amonestaciones (a las del señor cura párroco nos referimos).

Jaunting car de 1 CV, equipado con todos los extras de fábrica

Los dos asientos del habitáculo del carricoche estaban dispuestos back-to-back, que dicen los ingleses. Esto es, con los respaldos acoplados de modo que los pasajeros viajaban dándose la espalda y mirando a los laterales, en dirección perpendicular a la de la marcha.

Sin duda, la mayoría de nuestros fieles y cultos lectores habrán disfrutado en más de una ocasión viendo cómodamente en su casa ese estupendo film de John Ford The Quiet Man (El Hombre Tranquilo, 1952).

En él, el afamado director recrea con todo detalle la Irlanda profunda de sus padres y, cómo no, nos presenta un jaunting car, donde los protas, John Wayne y Maureen O’Hara, inician sus relaciones prematrimoniales no como ahora sino como Dios manda, esto es, paseando muy bien vestidos por las verdes praderas de Erin montados en un jaunting car.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.